El teatro Carlos Vieco volvió para continuar su historia.

Realizado por: Sara Ximena Arboleda Castañeda – Mariana Herrera Obando – Daniela Jaramillo

¿Cómo vivió la comunidad el cierre del teatro Carlos Vieco?

El teatro Carlos Vieco, ubicado en el Cerro Nutibara, fue durante años un lugar icónico para todas los amantes del rock, la poesía y otros géneros culturales y musicales. Su mala administración lleva al cierre de este lugar durante diciembre de 2014 deja a su público paralizado, sin este lugar que tanto frecuentan

El nacimiento del Teatro Carlos Vieco

El teatro al aire libre Carlos Vieco Ortiz salió a la luz por primera vez en agosto de 1984 y se convirtió en un lugar icónico para los amantes del rock, de la poesía y de otros géneros culturales y musicales. Por allí, desfilaron de manera bastante particular bandas roqueras procedentes de diversas latitudes, además, llegaron los poetas y escritores de Colombia y del extranjero a deleitar con cada una de sus creaciones artísticas y sonoras, para satisfacer con su inspiración a cada uno de los asistentes que llenaban sus instalaciones. Con el paso del tiempo, siguió un proceso de deterioro, y sus sonidos y luces se apagaron en diciembre de 2014.

Es denominado el templo del rock en Medellín y un pulmón musical, por festivales como AltavozFest. No solo rock también tuvieron cabida allí: folclore, trova, carrilera, música clásica y danza.

Conoce la historia del teatro al aire libre Carlos Vieco Ortiz

EN EL OLVIDO QUE QUEDÓ UNO DE LOS TEMPLOS DEL ROCK DE CARLOS VIECO ORTIZ

Foto tomada de la Secretaría de Cultura

Carlos Vieco Ortiz

El 11 de agosto de 1984, la Alcaldía de Medellín inicia la vida cultural del Cerro Nutibara con la creación del «Teatro al Aire Libre Carlos Vieco Ortiz».

De este ilustre compositor antioqueño es de donde proviene el nombre del Teatro, haciéndole un honor y reconocimiento ya que es considerado uno de los músicos más representativos de la música andina de la región de Antioquia, y de la canción colombiana en el siglo XX, con un voluminoso repertorio que consta de 1.800 obras.

Aquí surgieron Juanes y bandas como: Estados Alterados, I.R.A, Bajo Terra, Kraken.

Foto tomada de la Secretaría de Cultura

El Teatro apaga sus luces

En el año 2014, el Teatro Carlos Vieco, apagó sus luces y cerró las puertas a los festivales de rock que se celebraban en este lugar y quedó sumido en el olvido y en el deterioro estructural.

Fueron siete años en los que las luces del teatro Carlos Vieco se apagaron y su telón cayó, sin tener la certeza de cuándo volvería a brillar y a retumbar con sus festivales musicales, su cierre fue causa de un deterioro en su estructura dejando el futuro del «templo del rock» completamente incierto. 

Escucha la entrevista realizada al director del teatro Carlos Vieco Román, acerca del cierre del teatro y la afectación a sus públicos.

Un nuevo y mejor espacio

En el año 2019 la Administración Municipal decidió recuperarlo para el disfrute del

público de Medellín; se dio a la tarea de remodelar el Teatro para volver a la presentación  de los eventos musicales y culturales, como principales protagonistas.

Con una inversión de $9.765 millones y una intervención sobre dos mil metros cuadrados, la Administración Municipal rescata este espacio, que tendrá entre otras características, una mejor calidad de sonido, gracias a la geometría y el diseño del escenario que logrará un mejor rendimiento, triplicando la eficiencia acústica del teatro.

Recordando al «Vieco»

Germán Carvajal, director de El Teátrico Medellín, cuenta el significado del Teatro Carlos Vieco para él, que así como para muchas personas, dada la antigüedad del teatro con su importante carga cultural e histórica, ha permitido crear lazos afectivos con este escenario.

Así mismo, habla sobre su importancia para la ciudad y explica los aspectos claves que hacen tan valiosa su reapertura .

¿Y cómo vivió el cierre la comunidad? Si bien, se entienden los motivos por los cuales cerraron el Teatro, esta es la vivencia de Germán.

Finalmente Germán narra una de sus anécdotas en este preciado lugar.


Durante años el Teatro fue un templo y privilegio para las bandas y sus asistentes, su cierre fue un suceso inesperado y triste para muchos, Christian Palacio, productor técnico actual del Carlos Vieco, relata cómo vivió este acontecimiento cuando»era un simple estudiante» que amaba y disfrutaba de este lugar:

«Por el 2015, cuando cerró, yo era un estudiante y no llevaba mucho en la labor de sonidista… Así que, mis recuerdos más nostálgicos del Teatro se remontan, como público, unos diez años antes: a eso del 2005 dónde asistía como muchos a los conciertos de rock con los panas del cole. Ahí como muchas personas canté desde las gradas, ‘poguee’ temerariamente, me enamoré, fui a escuchar poesía en otros idiomas, a mojarme con el siempre bipolar clima de Medallo y a compartir con amigos y colegas.»

 Un nuevo comienzo

Finalmente después de tanta espera, el renacer del Vieco ocurrió el  jueves 22 de julio del 2021, con un reencuentro de artistas, quienes le rindieron tributo al rock y al metal, de la mano de la Orquesta Filarmónica de Medellín.

Uno de los homenajeados fue el fallecido Elkin Ramírez, líder de la agrupación Kraken, con sus canciones en la voz de la artista Miranda.

Pero también se escucharon clásicos del género interpretados por invitados de bandas como Masacre, Reencarnación, Witchtrap, Ekhymosis y Atanathor, agrupaciones que se abrieron camino en el Carlos Vieco.

El Teatro al Aire Libre Carlos Vieco en compañía del Teatro Pablo Tobón Uribe y el Teatro Ateneo Porfirio Barba Jacob fueron durante tres días, los escenarios que recibieron y llenaron sus espacios con las 70 bandas que hicieron parte del reencuentro de los artistas de Medellín con los aplausos del público, después de años de cierre por la mala administración y luego por la pandemia del COVID-19.

«En el teatro se han presentado desde su reapertura… Altavoz Fest, conciertos urbanos como Blessd o Feid y de hip hop como Alcolirikoz, además el Festival del Porro, también fue uno de los escenarios principales de la Feria de Flores (llamado logística y poéticamente «futuro») y otros más». Cuenta Christian Palacio.

Foto tomada de Laberinto ELC