Lejos de casa, la realidad de los estudiantes foráneos

Por: Leidy Castaño Noreña, Juliana Durango García, Isabel Maya Naranjo

Fotografía por las autoras

En este 2022 se cumplen ya dos años desde el inicio de la pandemia, para este año los estudiantes de la Universidad Católica Luis Amigó retornaron a la presencialidad. Uno de los retos planteados es la proyección en los nuevos espacios que contribuyan a la formación académica, cultural y de integración social tanto de los propios estudiantes que viven en la ciudad de Medellín como los que vienen de diferentes sectores o regiones del país, los estudiantes foráneos. 

Te puede interesar, cómo se anunció el regreso a la presencialidad a nivel nacional Es oficial: en 2022 habrá regreso a clases 100 % presencial

Un nuevo reto para los estudiantes

Adaptarse a la virtualidad fue un gran reto, se presentaron varios factores y dificultades que no permitieron que el desarrollo del estudiante fuera tan eficaz; dificultades como la conectividad, falta de equipos óptimos para la realización de trabajos, la salud mental, etc., influyeron en ello.

Sin embargo, muchos estudiantes si lograron adaptarse a este nuevo modelo de enseñanza. En este video Kevin Zapata de la licenciatura en Lenguas extranjeras, Melissa Gutiérrez de Derecho, Danna Chaverra y Valentina Duque de Comunicación social), hablan al respecto:

Otros testimonios continúan relatando acerca de cómo vivieron esta situación tan atípica causada por la pandemia.



Jhonatan Cuartas (Amagá – Ant.)
Sexto Semestre Comunicación Social
Mariana Lenis (Yarumal – Ant.)
Sexto semestre Comunicación Social
María José Salcedo (Sincelejo)
Décimo semestre Derecho

El principal problema que tuvo con respecto a la virtualidad fue adaptarse a esta modalidad de trabajo y esta lo obligó a buscar formas para concentrarse más, porque a medida que aumentaba en él el estrés, también aumentaba la ansiedad y el agotamiento mental. Él sentía que no estaba aprendiendo lo suficiente o de la manera que lo hacía en la presencialidad. A medida que se extendía la cuarentena, aumentaron sus problemas a nivel emocional que influyeron mucho en su disposición para las clases y repercutió en la realización de los trabajos

Apenas empezó la pandemia, volvió a Yarumal, Antioquia, de donde es oriunda. El mayor problema que tuvo en la virtualidad fue reunirse con sus compañeros para realizar las tareas y hacer los trabajos de campo que requerían salidas. Como otros estudiantes también tuvo algunos problemas de conectividad y se le hacía difícil interactuar con sus compañeros por la lejanía.

Lo más duro para ella de la presencialidad ha sido estar lejos de su familia.

Relata su experiencia, lo que vivió y sintió al volver a la presencialidad. Destaca que el mejor aprendizaje es de manera presencial, se siente muy satisfecha y conectada de nuevo con los procesos de la educación directamente en las aulas.

Fotografía por las autoras

Romario Araujo, es estudiante de actividad física y deportes. Es del municipio de Zaragoza, Antioquia. Antes de la pandemia tuvo la oportunidad de presenciar sus primeros tres semestres. Para él la virtualidad tuvo aspectos positivos como el de la interacción, pues en su caso no tenía miedo y angustia de hablar. El regresar a la presencialidad, fue muy difícil para él debido al distanciamiento, el estar lejos de su familia y el temor al contagio.

También Estefanía Vásquez Arenas, estudiante de cuarto semestre de negocios internacionales proveniente de La Ceja, Antioquia, nos narra cómo fue su proceso en el regreso a la presencialidad.

Psicológicamente, algunos estudiantes se ven afectados por el hecho de dejar su espacio, su hogar y su familia. Igualmente, hay otros aspectos de su vida que se vieron perjudicados y que son temas que se deberían tratar oportunamente, con un acompañamiento profesional.

¿Pero qué hicieron estos estudiantes foráneos cuando inició la semipresencialidad?

Foto, Jennifer Hartkopf

Mientras el tiempo pasaba y los casos de Covid-19 disminuían, y de acuerdo con las disposiciones del Ministerio de Salud, las universidades fueron retornando de manera gradual a la presencialidad, por lo que el 15 de julio de 2021, la Universidad Católica Luis Amigó emitió un comunicado en el que se anunciaba un modelo semipresencial para recibir clases, que aunque no era obligatorio, era algo importante que aportaba al proceso de formación y de lo que muchos estudiantes que vivían lejos de la ciudad no pudieron ser parte, tal como se afirma en el siguiente video.

Te puede interesar: Estudio revela que el 47% de los estudiantes de educación superior consideran terminar sus estudios de manera remota

Perspectiva de un docente respecto a los estudiantes foráneos

Dentro del gremio de la docencia, lograron identificar a estudiantes frente a las múltiples dificultades que se presentaron, una de estas fue la conectividad.

Wilmar Daniel Gómez – Docente

Por parte de la Universidad se implementaron algunas estrategias para estos estudiantes, tal como lo indicó Paula Andrea Cataño Giraldo, directora de Permanencia de la Universidad Católica Luis Amigó.

Asimismo, se ofrecieron alivios económicos como descuentos, ampliación de fechas para pagos y otros beneficios, además de planes de conectividad a 214 estudiantes para contrarrestar un poco esta problemática.