Liderazgo femenino, un talento que transforma a Medellín

Por: María Alejandra Colorado Muñóz, María Fernanda Ipiales Goenaga, José Gabriel Molina Buitrago, Dahiana Alejandra Pérez Rua, María Angélica Ríos Herrera

Desde el año 2004, el Concurso Mujeres Jóvenes Talento es la muestra viva en el que la ciudad en compañía de la Secretaría de las Mujeres y la Alcaldía de Medellín destacan la labor de quienes generan impacto en sus comunidades, la voz de mujeres jóvenes talento que quiere resurgir entre las llamas apagando todos los estereotipos, demostrando al mundo su empoderamiento y liderazgo a pasos firmes.

Los cimientos de la equidad de género 

En Colombia la brecha de género es notable dentro de la toma de decisiones, así en búsqueda de la equidad se han generado acciones para la participación equitativa de las mujeres en el liderazgo y políticas públicas, como la Ley de Cuotas que establece que en los cargos directivos de las entidades públicas debe haber al menos un 30% de representación de las mujeres, porque terminó como paridad son ya parte de la norma Constitucional.

Sin embargo en cargos como los de la Corte Suprema para el año 2019, según el resumen ejecutivo de la brecha de género, solo el 13,0% de las participantes son mujeres muy debajo del promedio de América Latina que es el 32%, Así también se puede hablar que de 171 escaños de la Cámara de representante solo 23 son ocupados por mujeres. Además en 2019, solo en dos departamentos – Valle del Cauca y Atlántico – se tuvieron gobernadoras del sexo femenino.

Infografía basada en el informe ejecutivo de Brecha de Género del Dane y ONU Mujeres el año 2020.

En Medellín la preocupación de la imagen de las mujeres toco las fibras de los colectivos feministas en el año 2003, quienes agotadas del estereotipo de la belleza como principal atributo cualitativo y cuantitativo de las mujeres jóvenes en el marco del Reinado de Belleza que se realizaba dentro de la Feria de las Flores.

Así, las voces de la mirada feminista, presentaron la reflexión de la consecuencia de estas representaciones, para buscar una estrategia para cambiar el enfoque de las valoraciones del género y brindar un camino hacia la equidad.

En este contexto gracias apoyo de distintas voluntades en el marco del 2004 la Alcaldía de Medellín convoca a las mujeres a participar en la primera edición del concurso Mujeres Jóvenes Talento-Medellín, el espacio de reconocimiento de las Medellinenses quienes destacan como gestoras de desarrollo social y constructoras de ciudad pluralista y diversa por medio de su principal herramienta, su talento.

Sin embargo, esta ventana a la equidad de género, ha estado sujeta a una serie de cambio estructural y de normatividad, puesto que al ser un concurso que nació como iniciativa de la administración de Sergio Fajardo, no contaba con un decreto que sustentara su realización consecutiva, contando con años donde su desarrollo tuvo que detenerse. 

Hasta que con el decreto del 2017 deroga el Decreto 2013000870 del 2013 que creó el concurso de Mujeres Jóvenes Talento- Feria de Flores y se crea el reconocimiento Concurso Mujeres Jóvenes Talento-Medellín.

Y así con la creación de una secretaria de las Mujeres en año del 2007 se busca la vinculación de este concurso ya a un nuevo órgano de la administración de la Alcaldía, que permita realizar veeduría y seguimiento a las mujeres participantes, por lo cual se vincula como proyecto de la Subsecretaría de Transversalización de la Secretaría de las Mujeres, siendo uno de los más destacados como la medalla al mérito femenino en torno al numeral seis del Diseño e implementación de estrategias de promoción favorable el reconocimiento de las mujeres como actoras estratégicas del desarrollo.

Diverso en categorías, proyecto de todas

Pluralidad, diversidad y divulgación de saberes son algunas palabras claves alrededor del concurso, la extensión de sus categorías, variadas como las experiencias de las participantes son el factor incluyente que hace especial el evento, debido a que los requisitos para entrar no son limitantes a un saber específico, habilidad o destreza.

Dentro de estas categorías se premian ya sean proyectos, muestras artísticas, textos, investigaciones e iniciativas que son referentes positivos para otras y otros. La Alcaldía de Medellín en el 2021 reconoció que es un acto de equidad  reconocer a quienes comparten, promueven y divulgan su saber, a quienes fortalecen la sociedad con sus prácticas y experiencias individuales y culturales, a quienes encarnan la máxima “todas ponen para el cuidado y bienestar de la sociedad y la naturaleza” y también a quienes incorporan las ideas y costumbres de otros y otras en su vida. 

Categorías de la edición 2019

De esta manera se cuenta primordialmente con nueve categorías, las cuales son: Emprendimiento; liderazgo social, político y comunitario; DRAF (Deporte, Recreación y Actividad física); Ciencias exactas y sociales; Medio Ambiente y sostenibilidad; Especial Junior y Artes. Además que suele incluir según la edición y su aliado estratégico una o más menciones especial, siendo la más recurrente la del periódico ADN- el tiempo, quien ha participado en 03 ediciones distintas.

Empoderando a la mujer desde el liderazgo social, la base del Concurso Mujeres Jóvenes Talento

No existe un único prototipo de mujer, la mujer es diversa y con ello es única. Se diferencia por sus rasgos físicos, personalidad o talentos. 

Comprendiendo la realidad que se vive, que esta es cambiante y los desafíos a los que se enfrenta la sociedad, pero especialmente las mujeres. Teniendo en cuenta este panorama la Secretaría de la Mujer cambia los lineamientos del Concurso año tras año, esto lo confirma Albany Sepulveda, líder del Proyecto de Reconocimiento y Protección a las Mujeres.

De esta forma, se busca fortalecer y visibilizar los liderazgos de las mujeres que transforman la ciudad de Medellín, pero que también fortalezcan sus capacidades individuales, debido a que de esta forma se refuerza su trabajo con las comunidades en su diario vivir o en momentos difíciles, por ejemplo la pandemia que estamos viviendo desde el 2020.

Otro factor diferenciador del Concurso es la participación de los proyectos y liderazgos femeninos de todos los grupos poblacionales, es decir, implica la participación de minorías étnicas, comunidad LGTBI, la inscripción de mujeres de todas las comunas y estratos socioeconómicos del municipio de Medellín. 

Albany Sepúlveda informó que en la edición 18, correspondiente al 2021, se presentó un 19,5% mujeres cabeza de hogar, 8,5% afro, negras y/o raizales, 3 indígenas, 81% viven en estratos 1,2 y 3, con ingresos bajos, 64,6% sin organización y 22% LGTBI. 

Este es un avance en el desarrollo e integración de las múltiples dinámicas sociales porque estos grupos poblaciones abordan las situaciones y problemáticas de formas particulares.

Una red de mujeres poderosas

Bajo el lema de seguir tejiendo lazos y vibrar con un ritmo de pasión, fuerza y libertad femenina,fortaleciendo sus esfuerzos y capacidades unidas, desde el 2004 se potencializa la Red de Mujeres Jóvenes Talento, integrada por aquellas participantes del concurso sin importar su año de participación y categoría. 

A su vez, en su interior está integrada por nodos, equivalentes a las categorías de los concursos, con diferentes ejes temáticos como: ciencias,deportes, artes, emprendimiento y demás. Desde la Secretaría de las Mujeres anualmente se realiza el acompañamiento y fortalecimiento de esta red a través de encuentros, debates, foros y talleres que potencializan y creen en las capacidades y talentos de las jóvenes en temas específicos para la lideresa. 

“Son las jóvenes siendo referentes para otras mujeres, ellas no son cercanas solo por sus talentos sino también porque comparten un mismo contexto de ciudad”, afirma Albany Sepúlveda.

En este 2021, por ejemplo, uno de los nodos, se ha enmarcado en buscar la optimización en temas de salud mental para el género femenino, pensando en las preocupaciones que acechan a las mujeres como la violencia simbólica y estrés postraumático, desde la red se busca articular otros espacios de ciudad construyendo metodologías teniendo como perspectiva la equidad entre hombres y mujeres.

En este 2021, por ejemplo, uno de los nodos, se ha enmarcado en buscar la optimización en temas de salud mental para el género femenino, pensando en las preocupaciones que acechan a las mujeres como la violencia simbólica y estrés postraumático, desde la red se busca articular otros espacios de ciudad construyendo metodologías teniendo como perspectiva la equidad entre hombres y mujeres.

La Red será ese abrazo de acogida para brindarle a artistas, ambientalistas, escritoras, científicas, deportistas, emprendedoras y lideresas, en donde comparten la felicidad de alcanzar un mismo objetivo, de celebrar la sororidad y desarrollar proyectos entre alianzas con una “sola voz”.

Emprendimiento femenino, una lucha contra la desigualdad

Uno de los campos en los que más se ha visto la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres en Colombia es el desempleo, participación de la mujer en los cargos directivos de las empresas y formalidad laboral. 

Estas cifras se han marcado en sobremedida tras los confinamientos y pandemia generada por la covid -19, esto porque según el DANE, para el mes de agosto de 2021 la tasa de desempleo en mujeres fue del 18,1 %, mientras que en hombres fue del 10,6 %. Las mujeres jóvenes desocupadas de 14 a 28 años de edad corresponden al 44,8 % de las desocupadas, mientras que los hombres jóvenes representan el 42,9 % de los desocupados.

Te puede interesar: Boletín técnico Mercado laboral según sexo (junio 2021 – agosto 2021)

Para combatir este fenómeno el Concurso Mujeres Jóvenes Talento posee entre sus reconocimientos la categoría Emprendimiento, que premia proyectos empresariales que transforman las prácticas de producción tradicionales e incorporan el enfoque de género, derechos humanos o principios afines.

En el año 2021 la ganadora de esta iniciativa fue María Isabel Salazar Giraldo con su emprendimiento Ecoshopping, empresa que recolecta y comercializa ropa usada que se encuentra en buen estado.

En Ecoshopping, el 70 % de su planta laboral son mujeres,la gran mayoría de estas son madres cabeza de hogar mujeres del barrio Popular 2 que perdieron su trabajo a raíz de la pandemia. María Isabel junto a estas mujeres ha emprendido a través de las redes sociales o desde la sala de su casa; de esta forma, además de contribuir al cuidado del medio ambiente, su rol como madres y único sustento económico de su hogar se ven solventados. 

María Isabel a través de Ecoshopping transforma la vida de las mujeres que trabajan en la venta de ropa usada. Durante los confinamientos vividos a lo largo de 2020 su emprendimiento, al igual que muchos otros, vivieron momentos duros económicamente, refiriéndose especialmente a la pérdida de uno de sus locales comerciales, recorte de servicios como el internet y disminución de ingresos. Por esto, y en búsqueda de innovar y viendo la necesidad que nació en el ámbito laboral en muchas madres cabeza de hogar el trabajo con ellas se aceleró.

Y es que durante el 2020 la tasa de desempleo en las mujeres fue 60,6 %, más alta que la de los hombres. Por otro lado, María Isabel, como mujer emprendedora y viendo la desigualdad que hay en el campo empresarial, y el papel de la mujer que en puestos directivos es casi nulo, invita a las mujeres a arriesgarse a cumplir sus sueños con sus ideas de negocio y mejorar tanto su calidad de vida como la de su comunidad, tal como hizo ella con Ecoshopping y las madres que trabajan con ella.

No obstante, el emprender para muchas mujeres significó una salida a sus problemas psicológicos y sociales durante períodos difíciles como lo ha sido la pandemia por la Covid – 19. María Caterine Franco fue la ganadora de la categoría Emprendimiento en el año 2018 con su proyecto Coral Tejidos, Tejiendo Unidad.

El fin de este es vender productos hechos en tejidos por mujeres, especialmente del barrio Santo Domingo Sabio, que reciben la orientación de María Catherine, esto significa una fuente de ingresos monetarios para ellas y sus familiares, especialmente porque las miembros de Coral Tejidos son amas de casa que fueron víctimas del desplazamiento forzado que no poseen otra entrada económica.

Ahora bien, para María Catherine su arte y emprendimiento impactan mucho más en las mujeres, y más en la época de pandemia, como una forma de terapia y sanación personal frente a las problemáticas de violencia, desigualdad o poca confianza en sus propias habilidades; el tejido es una práctica de empoderamiento y transformación psicosocial. 

Desde el ámbito educativo este emprendimiento crea lazos sociales que en otros escenarios no era posible. Enfocados en temas de crecimiento femenino y de liderazgo, esto ha servido como una plataforma de desarrollo personal. Estos lazos significaron una salida al aislamiento físico y poca interacción que se vivió en los confinamientos.

El arte es la expresión de finalidad estética de recrear un aspecto de la realidad y sentimiento, que puede valerse de imagen, sonido, materia y distintas tendencias; y la realidad es que se convierte en la sensibilización de una verdad, las mujeres en el arte están escondidas y hasta hoy salen de sus cuevas. Según datos del Banco de la República en su colección de 6.000 obras solo el 8 % fueron hechas por mujeres. Y de 512 artistas que se conocen, se sabe que ninguna es de siglos anteriores al XIX.

María Catherine, a parte de su trabajo junto a Coral Tejidos tiene una función institucional que apoyó a las mujeres en medio de las dificultades económicas, atención psicosocial o acompañamiento tanto para ellas como a sus conocidas. Una mujer que se empodera del arte se empodera de su entorno y cotidianidad”

“Una mujer que se empodera del arte se empodera de su entorno y cotidianidad”

Arte, el grito y expresión de la sensibilidad femenina

El arte es la expresión de finalidad estética de recrear un aspecto de la realidad y sentimiento, que puede valerse de imagen, sonido, materia y distintas tendencias; y la realidad es que se convierte en la sensibilización de una verdad, las mujeres en el arte están escondidas y hasta hoy salen de sus cuevas. Según datos del Banco de la República en su colección de 6.000 obras solo el 8% fueron hechas por mujeres. Y de 512 artistas que se conocen, se sabe que ninguna es de siglos anteriores al XIX.

Esto porque la desigualdad de las mujeres en la historia es notable: en el acceso a la educación, visibilización, participación política, anonimato, la no libertad de expresión, entre otros, que llevaron a que obras que reconocemos tengan firmas masculinas y oculten la identidad de una mujer.

Las mujeres eran relegadas a ser las musas, aquello que inspiraba una pintura, una canción, un soneto, no se contemplaba la idea de que ellas podían componer, crear o hacer arte, hasta que llegaron aquellas que lucharon por el reconocimiento a su trabajo. Por eso ahora, ser una mujer y ser artista es un acto revolucionario, como fue el caso de la pintora y acuarelista Débora Arango, con sus pinturas hacía críticas a su entorno social y fue la primera mujer colombiana en pintar un desnudo femenino. 

Ahora, la responsabilidad de seguir representando el arte de una forma óptima recae en las jóvenes artistas que aún tienen que luchar por sus espacios, por eso el Concurso Mujeres Jóvenes Talento es un paso para desarraigar el arte de lo masculino. 

Para Camila De la Cruz, el concurso fue una oportunidad para unirse con otras mujeres  y afirmó que le ayudó en la formación, porque las capacita y les enseña a reafirmar el valor que como  mujeres tienen, también le dio la oportunidad de abrir su visión y  se encontró con muchas mujeres para desarrollar sus talentos en sus proyectos, De la Cruz, cuenta  que en una ocasión tuvo la oportunidad de  representar a mujeres que han marcado la historia de Medellín con la Red de mujeres artistas, ella conoce esa red a través de diferentes contactos y pudo representar a mujeres que han marcado la historia de Antioquía como a Rosita Turizo que fue la primera mujer que se graduó como abogada en Colombia, ella dice que se contagia de toda la capacidad que tienen las mujeres de liderar, crear red y crecer juntas, cree que eso es lo más maravilloso de este concurso el poder trabajar con la otra mujeres artistas.

Las artistas de hoy traen sus realidades y las ilustran en sus piezas como es el caso de Ana Valentina, ganadora de la mención especial Franco Arte 2019, nos cuenta:

“Para mí la mujer es algo demasiado importante y muy representativa en mis obras. No solamente porque yo sea mujer, sino porque para mí generar, digamos, el respeto, el amor, el cariño, qué debemos tener nosotras todas las mujeres tal y como somos es indispensable, no solamente hacia nosotras mismas sino también hacia las otras. Entonces desde ahí, creo que me planteó mucho las obras. Lo que generó el concurso al tener relacionamiento tan directo con otras mujeres artistas y creadoras, no solamente artística, sino también de otras áreas, creo que hace que uno finalmente se rectifique qué nosotras juntas hacemos mucho más que separadas” 

En el arte y en la vida todo funciona mejor si se trabaja en equipo. Todas las historias que han llenado de valor a estas mujeres sirven para la construcción de una ciudad más equitativa e igual en condiciones aunque para unas sea más difícil. 

Arte digital, una nueva apuesta de cambio social

En la actualidad estamos rodeados de avances digitales, de nuevas formas  tecnológicas, de comunicación y aprendizaje a través de la virtualidad. Las artes, que abordan diferentes maneras de crear, también han migrado a este entorno, donde se aprovechan estas tecnologías digitales para innovar. Por eso, desde el Concurso Mujeres Jóvenes Talento 2021 resaltaron el arte encaminado a un mundo digital.

Como es sabido, la pandemia trajo una nueva forma de hacer contenidos, pues estas plataformas digitales se volvieron necesarias para realizar labores cotidianas como estudiar y trabajar, pero también proporcionando mentes creativas que querían apostarle a proyectos personales y grupales. En la categoría artes del Concurso Mujeres Jóvenes Talento 2021 se galardonó a la propuesta musical escénica “La Bandada”, quienes conectaron sus 5 voces femeninas y aprovecharon la pandemia para construir y transformar dramaturgias, poesía y literatura en canciones, ratificando el empoderamiento, equidad, liderazgo, y lucha a través de melodías, grandes puestas en escena, y vestuario.

La Bandada quienes se encuentran próximas a lanzar su sencillo denominado “Diario de mujeres” en el que quieren reivindicar y recopilar posturas de la mujer en la que se puedan conectar con historias como una alianza de género. “Desde nuestras letras queremos invitarles a ello, al empoderamiento femenino, a la equidad, porque nosotras no solo nos estamos dirigiendo a un público femenino,  sino a que la equidad se construya entre todes” afirma, María Alejandra.

Una casa para no olvidar.

En el 2020, las ganadoras fueron Daniela Henao Alvarez y Jazmin Marulanda Zapata con la propuesta de un mapa multimedia llamado “Nuestra casa” una cartografía multimedia colectiva basada en aportes de las personas que habitan Medellín.

Para este par de artistas, crear un mapa colaborativo sobre Medellín en pandemia, no solo ahondaba las diferentes experiencias e historias que vivían aquellos habitantes de los sectores más recónditos de la ciudad, sino también en realizar un acompañamiento a mujeres que han padecido acoso callejero y vulnerabilidad social.

Ambos proyectos nacieron en pandemia y lograron cautivar al jurado del concurso. Estos implementan también el sello de la mujer medellinense.

Por eso, este conjunto de mujeres ganadoras no solo querían crear estos proyectos para su entretenimiento o retos personales, no solo para resaltar lo bueno, sino también para ayudar y aportar a la sociedad femenina, a las mujeres, sus colegas, dando un impulso a la equidad de género en la sociedad. 

Conoce a algunas ganadoras y nominadas

Estas mujeres que destacan por su liderazgo en sus comunidades a través de sus proyectos en diversos campos corresponden a las ediciones del 2018, 2019, 2020 y 2021.

Las actoras políticas de las nuevas realidades de Medellín 

Todos los seres humanos nacen en igualdad de derechos, pero las mujeres en gran parte de la historia las han subyugado ante los designios de una parte de la  población; históricamente se tienen antecedentes de luchas femeninas, para lograr la igualdad de derechos como es el caso de las sufragistas de Inglaterra, que  inspiraron a mujeres colombianas como Ofelia Uribe de Acosta, Teresa Santamaría de González a luchar por este derecho y a participar en instancias políticas, a fomentar pensamientos y nuevas ideas que fueron causa de la deconstrucción de la feminidad que estaba y está impuesta sobre las mujeres. 

Te puede interesar:Feminismo y participación política de mujeres en Colombia

Según información recolectada para el artículo ‘’Las mujeres avanzan en el poder” Hoy tenemos mujeres en alcaldías y gobernaciones de importancia nacional. Por ejemplo, Claudia López en Bogotá, Virna Johnson en Santa Marta y Clara Luz Roldán como gobernadora del Valle del Cauca. La mitad del actual gabinete ministerial está compuesto por mujeres, y Marta Lucía Ramírez es vicepresidenta.

Información sacade de informe ejecuto de Brechas de Género del año 2020, de ONU MUJERES Colombia.

Asimismo, han surgido movimientos políticos feministas en Colombia. Estamos Listas, de Medellín, en el 2019 obtuvo una curul en el Concejo mediante una candidatura colectiva.”

Todos los lugares, espacios y actos son  de impartición  política, pues, la RAE define la política como la actividad que interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

Las mujeres en la política siempre han sido invisibilizadas a pesar de sus grandes esfuerzos por surgir y crecer en este ámbito. Los liderazgos femeninos tienen que trabajar el doble para tener una representación mínima, y esto es lo que hace que concursos como el de Mujeres Jóvenes Talento sea tan relevante en las vidas de las mujeres jóvenes de Medellín, porque a través de la institucionalidad pueden acceder, a diferentes oportunidades y reconocimientos que les va a permitir seguir formando sus carreras políticas y de liderazgos comunitarios.

Ellas tiene un papel muy importante por que son esas voceras de los derechos femeninos, he  inciden  en la  transformación de la realidad social de otras mujeres,  este es un trabajo con alto significado, porque como lo mencionó la ganadora del concurso en liderazgos social, político y comunitario, Sara Jaramillo: “el concurso es una reivindicación social que trae temas como el reconocimiento de los talentos de las mujeres más allá del acto de servir, enseñando que las mujeres pueden y deben estar en espacios de ciencia, tecnología, liderazgo y cultura”. 

Tomado de @gritopandera

Sara Jaramillo, ganó con su proyecto, El grito de Pandora, es un “colectivo feminista” de las estudiantes de Universidad de Medellín. Ella lo define como la antítesis de Prometeo que es un símbolo en la institución universitaria. 

Con la colectiva enfatiza los casos de violencia basada en género que se presentan dentro de la institución, en sus redes sociales hacen pedagogía sobre los derechos de la mujer, la sororidad, feminismo y diversos temas relacionados. 

Su activismo se presenta en todas las esferas que habita, pues, Sara afirma que los lugares de participación femenina son muy limitados y no dan el espacio para que las mujeres crezcan y compartan sus ideas. Sara es el reflejo de muchas mujeres medellinenses, que buscan la igualdad.

La mujer en la ciencia, un reto constante

La mujer en la ciencia ha sufrido papeles inferiores, e incluso en el pasado las mujeres científicas debían encubrir sus nombres, pasándolos por anónimos o por los de sus esposos. También, es conocido el Efecto Matilda que son prejuicios al reconocimiento de logros femeninos, pues estas mujeres hicieron grandes descubrimientos, pero su trabajo fue atribuido a sus colegas masculinos. 

Actualmente, aunque la equidad de género se ha incrementado en este ámbito, la brecha sigue siendo grande, en el Concurso es la categoría donde se presentan menos propuestas y es porque las mujeres siguen sufriendo discriminación, estereotipos y otro tipo de dificultades:

“Las niñas y las mujeres tienen hoy cuatro veces menos probabilidades que los hombres de adquirir las competencias digitales básicas, que serán esenciales en el futuro. Estas desigualdades persistentes deben ser motivo de gran preocupación”, aseguró la directora de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) Audrey Azoulay en el 2020. 

Te puede interesar: Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

Valentina Móvil Sandoval, ganadora en Ciencias Exactas del Concurso este año 2021, menciona la importancia de cambiar estas ideas estereotipadas de que la ciencia es cuestión de masculinidad, y de la incursión que tienen las mujeres en esta, que sea más activa y equitativa. 

Desde su proyecto, que busca incentivar a las personas a través de aplicaciones móviles a usar más la bicicleta, y su participación como estudiante coordinadora del semillero de investigación en asimilación de datos, maneja la implementación de los pares de género, es decir, igualdad en cantidad de hombres y mujeres “para que los hombres vean como iguales a las mujeres, a sus colegas no solo en cantidad sino en calidad”, explica.

Cortesía de Valentina Móvil

Se agrega que, según la UNESCO menos del 30% de los investigadores a nivel mundial son mujeres y según el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OcyT), de la planta docente universitaria del país, el 37% son mujeres y representan el 36% de los investigadores. 

Por eso para Valentina fue un logro este concurso, porque gracias a este su proyecto, se amplió, iniciaron 6 el proyecto y ahora son 21 los integrantes. Incluso a nivel nacional, contando con estudiantes de Barranquilla y candidatos interesados en el Tolima.

Así, Valentina puede llevar su mensaje a más mujeres, motivarlas a entrar en este mundo e integrarlas en las ciencias exactas. Sin embargo, también recalca el hecho de que son solo 9 ganadoras de todas las mujeres talentosas que se presentan: “por lo cual se debe trabajar en más espacios para que estas mujeres tengan escenarios. No estamos cortos, pero debemos ser exigentes para pedir que proyectos que no cuentan con financiación tengan espacios para ser demostrados”, Opina Valentina.

El proyecto con el que ganó Valentina como representante, pues detrás hay un equipo de trabajo, inició con el semillero, que deseaba que la aplicación fuera la entrada a usar más bicicletas. Actualmente, además de promover el papel de la mujer en estos ámbitos, también proporciona cursos municipales para promover temáticas de matemáticas y ciencias, con el objetivo de crear proyectos que la gente disfrute y pueda usar. 

Tomado de Premios y Reconocimientos de la Universidad Eafit

Valentina, después de dos meses de ser ganadora sabe la implicación que tiene su papel, es consciente de esta responsabilidad frente a la sociedad y entiende que lo afronta con todo el ánimo y dedicación: “El hecho de ser ganadora es un compromiso con una sociedad que pide y reclama líderes de diferentes áreas de conocimiento, responsables de sus actos, que reclaman ciencia exequible y que, además piden que estas líderes sean mujeres reales”.

“El hecho de ser ganadora es un compromiso con una sociedad que pide y reclama líderes de diferentes áreas de conocimiento, responsables de sus actos, que reclaman ciencia exequible y que, además piden que estas líderes sean mujeres reales”

Ser deportista y ser mujer 

Destacarse en los deportes para el género femenino es enfrentarse a un sinnúmero de  limitaciones o dificultades sociales, culturales, económicas y demás, que a lo largo de la historia se han visto quebrantadas por la sociedad, a su vez, viene cargado con un estigma latente en cuanto a reconocer las diversas  capacidades de las mujeres en conocer el deporte, ser capaz de dirigirlo y de tomar decisiones. 

Históricamente, su reconocimiento ha sido tardío y subestimado, desde la era moderna en 1986, pues los primeros Juegos Olímpicos no estaban abiertos a las mujeres. Años más tarde, el acceso al deporte fue incluido en los instrumentos y documentos internacionales en el que las Naciones Unidas y otras instituciones aprobaron y promovieron en los años 1970 y 1980. 

En Colombia a comienzos del siglo XX, las mujeres comenzaron a organizarse en sindicatos exigiendo garantías laborales, educativas y ser reconocidas como ciudadanas. Desde 1917 hasta 1954 su lucha se tradujo en objetivos conseguidos como el derecho al voto y la opción de participar en Juegos Nacionales en representación de sus regiones. Los Juegos de Medellín en 1932 fueron el punto de partida para la mujer en el deporte colombiano, el baloncesto y el tenis fueron las disciplinas que abrieron el camino.

Esta evolución ha tenido lugar dentro de un marco social, político y cultural favorable en el que las cuestiones de la mujer comenzaron a ser tratadas y revaluadas, dando lugar a importantes medidas y regulaciones que reconocen y defienden los derechos de las mujeres en todos los niveles de la sociedad.

La dimensión de género en las políticas y programas deportivos reviste una importancia decisiva para la UNESCO. La Carta Internacional de la Educación Física, la Actividad Física y el Deporte, aprobada la por 38ª Conferencia General de la UNESCO afirma que «la igualdad de oportunidades para participar e involucrarse en todos los niveles de supervisión y adopción de decisiones en materia de educación física, actividad física y deporte, ya sea con fines de recreación, promoción de la salud o alto rendimiento, es un derecho de todas las niñas y todas las mujeres, que debe ser respetado activamente».

A pasos lentos, pero seguros se reconoce la participación de la mujer, un gran ejemplo es la participación de la mujer en los Juegos Olímpicos, donde su potencialidad, su empoderamiento e interés deportivo roba la atención y de paso contradice a  los imaginarios colectivos negativos.

Sin embargo, cada día en nuestro país nacen más mujeres que están dispuestas a llevar la bandera con orgullo, de esta forma, dentro del Concurso Mujeres Jóvenes Talento se encuentra la categoría DRAF (Deporte, Recreación y Actividad Física) aquella que propone resaltar aquellas propuestas potenciales en las mujeres que refuercen los componentes físicos, cognitivos y sociales proyectados hacia la comunidad, sin olvidar, las actitudes de sana competencia y juego limpio.

En el año 2019 esta categoría le abrió un mundo de posibilidades y proyecciones a Karen Vargas Duque, una mujer talento que después de dos años, recuerda con nostalgia y orgullo lo gratificante que fue pasar por la esencia del concurso.

Karen es karateca, fue Selección Colombia en Karate, además es Comunicadora y Relacionista Corporativa de la Universidad de Medellín, y actualmente cuenta con un emprendimiento llamado Cosiendo ideas SAS. 

Fotografía tomada de fanpage de Somos Cuerpo y Transformación

Pasar por el concurso la llevó a compartir con otras mujeres para tejer lazos y crecer juntas en un espacio de ciudad y de llevar a cabo su propuesta “Mi cuerpo, mi territorio” con un enfoque de autoconocimiento y empoderamiento, donde reconocer el cuerpo de la mujer, ese primer territorio es el primer paso, continuando con construir lazos de sororidad creando proyectos en conjunto, a esto le sigue reconocer sus talentos e inteligencias que poseen como mujeres y son dignos de destacar, y sobretodo evitando ser violentada en cualquier contexto. Un proyecto que iba de la mano con diferentes representantes reconocidas en el deporte en la ciudad esperando despertar en otras jóvenes  un sentido de transformación y amor propio, rompiendo cualquier estereotipo y enmarcar dignificando su cuerpo.

En primera instancia, el proyecto fue desarrollado en la Institución Educativa Lola González  en la Comuna 13 de la ciudad de Medellín, un lugar donde Karen quería derribar los estereotipos que fueron evocados por la violencia en contextos pasados. La propuesta contó con la ayuda de grandes marcas como: Nosotras, Universidad de Medellín, Karate Shotokan, Arawaza Colombia, Enmente agencia de publicidad, Suinmobiliaria, entre otros. 

Posteriormente, Karen acompañó en el proyecto “Somos cuerpo y transformación” propuesta galardonada del concurso en el año 2020, una iniciativa de cuatro deportistas que buscan a través de su proyecto resaltar la juntanza, inclusión e igualdad como herramientas que permiten disminuir la brecha de género construyendo una ciudad y un país más igualitario. 

La invitación que extiende Karen es a desaprender en cualquier contexto en compañía de hombres y mujeres.Su consigna es sentirse orgullosa como mujer, como deportista, como líder y mujer joven talento.

Liderazgo y talento ¿términos que se complementan?

El Concurso Mujeres Jóvenes Talento ha servido como una plataforma para aquellas mujeres que han buscado a través de su área de especialidad transformar el tejido social que las rodea. Todas se convierten en referentes en las personas que impactan y, como lo hemos estado analizando, han transformado la realidad de muchas mujeres en períodos difíciles de sus vidas.

Así es como entra en debate la relación que existe entre liderazgo y talento. Este concurso premia el talento de transformación social que tienen las mujeres jóvenes con los proyectos presentados, sin embargo, al convertirse en referentes en sus comunidades toman el papel de líder, referente, agente de cambio.
De esta forma el liderazgo y el talento de estas mujeres son dos atributos que se complementan para, además de sacar adelante iniciativas que transforman realidades, resaltar el papel de la mujer en un mundo que sigue discriminando al sexo femenino y deja de lado sus fortalezas en diversos campos.

De esta forma el liderazgo y el talento de estas mujeres son dos atributos que se complementan para, además de sacar adelante iniciativas que transforman realidades, resaltar el papel de la mujer en un mundo que sigue discriminando al sexo femenino y deja de lado sus fortalezas en diversos campos.

Por otro lado, el convertirse en líderes y referentes no solo ayuda a los entornos de estas mujeres, sino que las llena de confianza en sí mismas y les permite ver su propio potencial, identificar sus fortalezas y ser valientes frente a sus propias decisiones.

Adicionalmente, ser líder y destacar por un talento crea vínculos de sororidad entre estas mujeres; así se abren espacios de diálogo, interacción y alianzas que en otros ámbitos no habría sido posible. Estas relaciones potencian el apoyo femenino, la sororidad y amplían los espacios de cambio social que ya han creado con su proyecto individual, transversalizando la construcción de un mejor Medellín.

Sin embargo, ser una mujer líder y talento es una responsabilidad con la sociedad, puesto que al ser referentes de sociedad deben escuchar a quienes las rodean, ser un apoyo en los momentos complicados y ser un ejemplo en su área de desarrollo.

Ser una mujer joven talento es el ejemplo perfecto del derrumbamiento de estereotipos, es el paradigma perfecto de liderazgo, impacto social, cambio, lucha, reciprocidad. Las 9 mujeres que mostraron su proyecto en este texto han transformado la vida de muchas otras mujeres, fueron una escapatoria para los problemas derivados de los confinamientos por la covid -19; son sinónimo de que todas las cifras que vulneran a la mujer pueden ser cambiadas.

Las mujeres jóvenes talento luchan contra la desigualdad, en búsqueda de la equidad de género. Son el liderazgo femenino que transforma a Medellín. 

El futuro de Mujeres Jóvenes Talento

En 18 años transcurridos del Concurso no ha pasado ningún año sin desarrollarse, a pesar de regirse por un decreto, es decir, dependiendo de la voluntad del gobierno de turno. Albany Sepúlveda destaca el trabajo de la ciudadanía frente a esto, pues asegura que “la permanencia del concurso ha sido fruto de esa custodia que desarrolla la ciudadanía alrededor de él”. 

Y es que el concurso desde su creación tuvo gran acogida, poder darle esta posibilidad mujeres jóvenes y no solo eso,sino líderes, fue darle voz a algo que ciudadanía reclamaba, y que ahora aprecian,cuidan y validan

Ahora, el futuro de Mujeres Jóvenes Talento tiene pasos más firmes. Hace poco pasó de ser un Decreto a un Acuerdo, se logró que el Consejo de la ciudad creara una política pública para el Concurso, para fortalecer las capacidades, estimular, reconocer y potenciar las capacidades y talentos de las mujeres de Medellín. 

Esto le da sostenibilidad al Concurso, porque ya no depende de la validación de la alcaldía. Por tal, hay mayor confianza al saber que siempre deben estar destinados los espacios, el presupuesto, los materiales, el personal para la buena ejecución de este.

Además, cada vez se implementan más estrategias,como son los componentes que han sido acogidos bajo el Acuerdo: 

  1. Desarrollo de acciones de movilización para la transformación y cambio social. Que busca derribar ideas, imaginarios, comportamientos, actitudes,que no favorece la igualdad de género.Se acompaña a partir de ejercicios comunicacionales y pedagógicos. 
  2. Reconocimiento. Ampliamente ligado en todo el concurso y también a través del reconocimiento a los liderazgos de las mujeres de Medellín, asociados a las mujeres mayores de 29 años de la ciudad en cuatro categorías.
  3. Medellín, las mujeres y las artes. Que busca reconocer las contribuciones de mujeres artistas de la ciudad, desde las distintas expresiones y ser una plataforma para llevar mensaje con enfoque de género, qué se puedan movilizar en distintos escenarios de ciudad y bajo diferentes formatos en pro de la transformación cultural.
  4. Potenciación. Acciones que buscan cualificar y fortalecer el trabajo de las mujeres y la juntanza de las mujeres, como por ejemplo la red de mujeres jóvenes talento y los procesos de formación desarrollados en el concurso. 

Por último, nació un componente nuevo: gestión del conocimiento.  Va enfocado a pensar  cómo es el impacto, el alcance de estos procesos sobre la vida de las mujeres.

También se desarrollan otras estrategias como es el grupo de promotoras, que ayudan y motivan a las jóvenes a conocer y ser parte de este concurso. Gracias a este la participación aumentó de 60 o 70 jóvenes inscritas a 280. A través de esta estrategia también se busca motivar a las minorías a ser partícipes de este concurso.
Se han logrado grandes cosas a través del concurso, pero el camino sigue siendo largo, la inequidad sigue existiendo y es por eso que el concurso cada vez se fortalece más para llevar el mensaje de que las mujeres pueden, tienen muy buenas habilidades y capacidades, merecen ser respetadas, reconocidas y valoradas y que, el liderazgo femenino es un talento que transforma a Medellín.