Transformar la educación, la propuesta del Hay Festival Jericó

Por: María Angélica Ríos Herrera

El Hay Festival es uno de los certámenes culturales más destacados del mundo hispano, pues tiene la capacidad de convocar en un mismo escenario a la ciencia, el arte, la literatura y el cine. En la más reciente edición del Hay Festival en Jericó, el evento inaugural permitió abrir la discusión frente a cómo mejorar la labor educativa en Colombia, un tema prioritario en la agenda nacional. 

Cómo mejorar la educación

El conversatorio, celebrado el sábado 22 de enero en el Teatro Santa María del municipio de Jericó, el bioquímico y ex-rector de la Universidad Nacional de Colombia Moisés Wasserman, la rectora de la Universidad Eafit, Claudia Restrepo, y Juan Manuel Restrepo, responsable de educación de la caja de compensación familiar Comfama, resaltaron, entre otros aspectos, el papel que cumple la educación emocional como una propuesta clave en el jalonamiento del desarrollo del país.

En este sentido, el diálogo estuvo orientado a plantear los nuevos retos que debe asumir la educación hoy, uno de ellos es el fortalecimiento de la salud mental, pues su debida atención mejora la calidad de vida de los estudiantes, en términos emocionales  y académicos, pues a partir de una actitud positiva los aprendizajes se activan y se construyen de manera significativa, destacó la rectora de la Universidad Eafit.

Según la académica, la propuesta consiste en implementar una educación sentimental como herramienta metodológica que permita mejorar el desempeño de cada estudiante a través del desarrollo de sus habilidades emocionales. “La educación no debe estar pensada en la disciplina en sí misma, sino en los retos que día a día enfrentamos, pues todos los mecanismos por los que tomamos decisiones están cambiando: la democracia y la comunicación por ejemplo”, afirmó.

Por su parte, Moises Wasserman destacó que la tendencia de la educación moderna es promover la realización del ser humano, hacerlo feliz, una felicidad que, además, es recíproca. “Es muy importante reconocer que los educandos nos brindan felicidad, eso es democratizar la educación”, agregó.

Finalmente, el exrector de la Universidad Nacional concluyó que la educación no puede cerrarle las puertas a la innovación pedagógica:“Se trata de construir potencialidades, más que competencias: un potencial para resolver problemas; es experto aquel que puede solucionar un problema del cual no sabe nada, la educación tiene que desarrollar ese potencial.”.